sábado, 19 de septiembre de 2009

Qué UEFA la de aquel año!

Voy a recordar en esta entrada el momento más importante de la historia del RCD Espanyol, la Copa de la UEFA de la temporada 1987-1988. Ya sé que desde entonces se han ganado títulos, también se repitió la gesta de llegar otra vez a la final de la UEFA, e incluso puede que tras la inaguración del nuevo estadio vengan nuevas gestas importantes, pero lo que hizo el Espanyol ese año fue muy grande y nunca se volverán a vivir momentos históricos como aquellas mágicas noches en el viejo estadio de Sarrià.



Antes de nada quiero matizar que en los años 80, antes de la creación de la Champions League, quizás la competición europea más difícil era la Copa de la UEFA. Por entonces el Campeón de Liga iba a la Copa de Europa, el Campeón de Copa iba a la Recopa, y el resto a la UEFA. Cuando digo "el resto" no me refiero a las sobras, no, me refiero a que por ejemplo el 2º, 3º y 4º de las ligas importantes iban a la Copa de la UEFA. Y ese año, en mismo bombo que el Espanyol estaban ni mas ni menos que los siguientes equipos: Juventus, Milán, Inter, FC Barcelona, Borussia Dortmund, Panathinaikos, Estrella Roja de Belgrado, Celtic de Glasgow, Feyenoord, Werder Bremen... y además nada de liguillas, desde primera ronda emparejamiento a doble partido, el que pierda para casa!



El Espanyol no tubo nada de suerte en los sorteos. En primera ronda el Borussia Mönchengladbach, un equipo alemán hoy casi desconocido pero que para entonces venía de ganar en los últimos años dos Copas de la UEFA y llegar a una final de la Copa de Europa... El Espanyol cumplió en Sarrià en la ida ganado 1-0, y el la vuelta en Alemania primera exhibición de los chicos de Javier Clemente: 1-4!

Segunda ronda: AC Milán, toma ya! Además el mismo Milán de Van Basten, Gullit y compañia que el año siguiente ganó la Copa de Europa tras meterle 5 goles en semis al Real Madrid de la "Quinta del Buitre". Primer partido: el Espanyol gana en San Siro 0-2... toma ya! La vuelta en Sarrià un puro trámite, 0-0.

Tercera ronda: Inter de Milán. Ida en San Siro: 1-1 tras un mágnifico gol del danés Lauridsen con la coronilla casi desde fuera del área. En la vuelta, a pesar de un Inter volcado en remontar, el Espanyol ganó 1-0.

Tras estas 3 primeras rondas increibles, por fin el Espanyol tubo suerte en el cruce de cuartos de final: los checos del TJ Vítkovice. Para esta ronda muchos colosos se habían quedado por el camino, ya que existía otro factor añadido a la dificultad de las competiciones europeas de entonces: era que aún no exitía la "Ley Bosman", por lo que cualquier equipo tenía a las estrellas del pais. Entonces un equipo belga, checo, rumano, húngaro, sueco... era un equipazo con buenos jugadores que no emigraban, jugadores que hoy en día estarían jugando en las ligas inglesa, española, italiana o alemana. En esta ronda el Espanyol no falló, y eliminó a los checos ganando 2-0 en Sarrià y empatando 0-0 en Checoslovaquia... el Espanyol en semis!!!

Semifinales, nos toca el Brujas y comienzan las noches mágicas en Sarrià. Por entonces cualquier equipo belga era un equipazo, recordemos que Bélgica nos eliminó del Mundial de Mexico'86 y que ese mismo año el FC Malinas ganó la Recopa de Europa. En el partido de ida en Bélgica el Espanyol perdió 2-0... tocaba remontada en Barcelona. Con un Sarrià lleno hasta la bandera con un público entregado se llegó a la prórroga tras dos goles de Orejuela y Pineda, y cuando todo el mundo estaba pensando en los penaltys llegó la apoteosis con el gol de "Pichi" Alonso en el último minuto de la prórroga, 3-0, el Espanyol a la final!!!

Vídeo del gol de "Pichi" Alonso en el último minuto de la prórroga... la piel de gallina!:





En la final tocaba el Bayer Leverkusen, el equipo de la "Aspirina" que por aquel entonces no era un grande de Alemania y que había llevado una trayectoria parecida a la del Espanyol eliminado a equipos grandes como el Austria de Viena, Toulouse, Feyenoord, FC Barcelona (sí, los alemanes también hicieron morder el polvo al Barça!) y el Werder Bremen.



El partido de ida se celebraba en Sarrià, y otra vez fue una noche mágica. 3-0 para el Espanyol con goles de Sebastián Losada (2) y Miquel Soler, mejor imposible. La UEFA estaba muy cerca!


Primer gol de la ida de la final, Sebastián Losada

Para la vuelta hubo una alineación que luego tras el resultado final creó mucha polémica: Clemente hizo de las suyas y dejó en la grada a Lauridsen y en el banquillo a Ernesto Valverde, alineando a un equipo defensivo para mantener la puerta a cero, una táctica equivocada ya que el Espanyol había demostrado ese año que fuera de casa siempre marcaba, y un gol del Espanyol hubiese obligado a meter 5 al Bayer. Además hubo polémica, en la primera parte el árbitro anuló un gol de falta del Espanyol, que en aquel momento pareció anecdótico con el marcador a cero, pero que hubiese cambiado un destino que por aquel momento parecía imposible que fuera de triste final. El Espanyol mantuvo el resultado a cero hasta el minuto 12 de la segunda mitad, pero cuando los alemanes marcaron el primer gol se vinieron arriba y lograron empatar la elimatoria en el minuto 81, a nueve minutos de la gloria para el Espanyol. 3-0 y a la prórroga. En la prórroga no hubo historia para ambos, con un Espanyol de carácter defensivo impotente por acercarse a portería, llegando así a la tanda de penaltys.

Vídeo de los 3 goles del Bayern Leverkusen:



Los penaltys empezaron bien para el Espanyol, marcando "Pichi" Alonso y Job para los catalanes y fallando Falkenmayer para los alemanes, pero luego llegaron tres lanzamientos errados por Urquiaga, Zuñiga y Losada que unido a los aciertos de Waas y Taüber para los alemanes dieron la Copa al Leverkusen sin necesidad de lanzar su quinto penalty.

Vídeo de la fatídica tanda de penaltys:





Nunca nadie había remontado un 3-0 en una final de la UEFA, fue la noche más triste para los aficionados pericos por la sensación de haber perdido una oportunidad única e histórica de redondear una excelente temporada.



Las estrellas de aquel Mágico Espanyol acabaron en los equipos grandes (Losada al Madrid, Valverde y Soler al Barcelona), Clemente (como siempre) acabó desquiziado saliendo por la puerta trasera, y además al año siguiente se bajó a segunda, llevándonos aquella crisis a la venta de Sarrià unos pocos años después. Parecía que nunca más un equipo como el Espanyol volvería a esas alturas, pero el destino quiso que 20 años después el Espanyol tuviese otra oportunidad de saldar esa cuenta con la historia, pero otra vez se volvió a perder la final de la Copa de la UEFA en los penaltys, esta vez ante el Sevilla tras una heróica remontada en el marcador con un jugador menos. Esperemos que a la tercera sea la vencida y por fin se haga justicia con este grandísimo equipo.

Momentos tristes se vivieron en Leverkusen, pero siempre nos quedará el recuerdo de aquellas noches mágicas en Sarrià:

1 comentario:

Miquel dijo...

la madre que me parió....y como llvía que quedamos en Sarriá 4 a 1 contra los alemanes...salut